Runa YR  / Algiz

Otros nombres:   Elhaz / Eolh / Eow / Ihwar / Iwaz 

Elemento: Aire
Deidad asociada: Heimdall
Horóscopo: Cáncer
Tarot: El Mundo
Piedras: Turmalina, agata, diamante
Simbología: Protección, defensa

La conquista, el triunfo. Los logros. La felicidad, el gozo, la luz. La gloria. Esta Runa semeja una rama frutal, el árbol cargado de frutos para su recolección. El término del trabajo ha llegado y retorna a ti en alguna forma. También parece un faro de luz que alumbra tu camino con sus rayos.

La runa YR/ Algiz

La runa Algiz simboliza al espíritu de la preservación y protección de los verdaderos valores y de todo aquello relacionado con lo natural y lo puro. Por ello, se trata de la protección de la vida en todas sus formas, en especial de los bosques, y del ámbito del hogar. Además, la runa está vinculada con la defensa y protección de la amistad, la fortuna, el éxito, la salud y la familia. También, transmite energía para superarse y avanzar con nuevas oportunidades y retos.

En la antigüedad, la runa Algiz era un instrumento vikingo considerado fundamental en la batalla debido a sus propiedades protectoras. Generalmente, los guerreros vikingos se protegían con un escudo, un casco, pieles muy gruesas y talismanes rúnicos. La runa Algiz era siempre uno de esos talismanes ya que simbolizaba el “guerrero espiritual” bendecido y protegido por los dioses nórdicos de forma implacable.

Deidad asociada a la runa Algiz

Dado que la runa Algiz significa protección, comúnmente es asociada con Heimdall, considerado un dios protector y vigía de los dioses. Por ello, esta runa muestra espinas o cornamentas defensivas tal como las usadas por los guerreros vikingos en sus cascos. En la gráfica se puede ver el símbolo de Algiz en la parte frontal del casco de Heimdall, sobre su nariz y frente.

Heimdall es hijo de Odín y de nueve hermosas gigantas, que lo nutrieron junto al mar con la sangre de un jabalí, la fuerza de la tierra, la humedad del amor y el calor del sol. Heimdall es uno de los dioses más importantes de los germanos. Su nombre parece significar “el que lanza claros rayos” o “Dios de la luz”; los escandinavos dicen de él que era grande y hermoso, poseía dientes de oro centelleantes y un majestuoso caballo (Gulltop) Su labor era vigilar Bifröst, el puente del arco iris entre Midgard (la tierra de los humanos) y Asgard (tierra de los dioses)

Debido a su labor, los dioses lo dotaron de una visión y un oído extraordinarios: podía ver a una distancia de más de 100 millas y oía crecer la lana en los lomos de los corderos y el sonido del pasto al crecer. Veía tanto de noche como de día, razón por la que casi nunca dormía. Además, a Heimdall se le proporcionó una reluciente espada y una maravillosa trompeta, llamada Gjallarhorn, la cual debía hacer sonar siempre que divisara la aproximación de sus enemigos, los gigantes de escarcha, y su sonido despertaba a todas las criaturas en el cielo, la tierra y Niflheim.

Fue el primero en anunciar el comienzo de Ragnarok (“El destino de los dioses” o el “crepúsculo de los dioses”) haciendo sonar su gran cuerno.