motivo tribal somos godos
Somos Godos - Geografía / Pueblos Bárbaros

Pueblos Bárbaros

Para los romanos los pueblos bárbaros eran todo aquel que no fuera romano. Para nosotros es un poco más complicado ubicarlos y conocerlos un poco mejor,  pero en este artículo vamos a intentar sintetizarlos, para conocer un poco más su procedencia y como influyeron en la caída del gigante romano.

Antes de empezar a numerarlos, unas apreciaciones previas. En primer lugar debemos hablar de la “limes” es decir la frontera del Imperio. Pese a lo que podemos pensar, no era una línea férrea, si que existían grandes fortificaciones y torres defensivas, pero su amplia extensión de miles de kilómetros dejaba enormes huecos muy permeables. Por lo tanto existían evidentes contactos, como los comerciales, e incluso el pase de la frontera por motivos laborales, solo falta recordar los legionarios de origen germánico que toman el control del ejército.

Un aspecto importante a señalar es que su nivel de civilización era muy heterogéneo, mientras algunos seguían en la Edad del hierro, otros eran tan avanzados como los romanos.

Limes del Imperio Romano - Fronteras

Los Limes (singular, en latín) era cada una de las fronteras o límites fronterizos del Imperio romano. En Europa se ubicaba a lo largo de los ríos Rin y Danubio, para aprovechar el cauce de estos caudalosos ríos como fronteras naturales.

Para completar esta frontera natural, los romanos construyeron grandes murallas fronterizas que se levantaron a partir de finales del siglo I en aquellas zonas que no se podían defender eficazmente de las cada vez más frecuentes invasiones bárbaras, aunque las defensas más importantes y más estructuradas son del siglo II. Cada cierta distancia, se unía una torre o cualquier otra fortificación a la muralla. Los limes solían atraer a los comerciantes, y las familias de los soldados se instalaban también en las cercanías, por lo que a la larga se convirtieron en núcleos de población romana (a pesar de estar expuestos a las incursiones extranjeras) y en centros de intercambio comercial y cultural entre latinos y bárbaros.

Más allá de la frontera estaban apostados numerosos pueblos, algunos de los cuales eran hostiles al imperio.Todos estos pueblos recibieron el apelativo de barbaritas (bárbaros), aunque el grado de civilización variaba enormemente de unos a otros y, en algunos casos (persas sasánidas), era de idéntica o superior a la del Imperio Romano..

Las ruinas de Persépolis

En la frontera oriental (Éufrates) se encontraban los persas , un enemigo de gran envergadura que utilizaba los mismos métodos de combate y que en varias ocasiones buscó la sincronía en sus ataques con otros pueblos bárbaros. Lo mismo podemos decir de los eslavos que, aunque en este momento no representaban un peligro inminente, eran un enemigo en potencia y un mundo prácticamente desconocido para los romanos. El Imperio de Oriente heredará estos enfrentamientos, y allí estudiaremos su evolución.
 
En las costas del Mar del Norte encontramos establecidos en los anglos y sajones . En la península de Jutlandia y en la desembocadura del Elba, los jutos y frisones , y en Gran Bretaña e Irlanda , los pictos y los escotos . Estos pueblos aún permanecen en la Edad del Hierro, poseen una organización tribal, forman federaciones de clanes, más o menos unidos, y sus incursiones asolan las costas romanas de Britania y la Galia. En ladesembocadura del Rin encontramos los francos , entre el Rin y el Danubio , a alamans ( all Maine = todos los hombres) y el Danubio medio a los cuados y marcomans . Todos ellos son paganos y componen una sociedad de soldados y campesinos.
 
Junto al Elba asientan pueblos mejor estructurados, con reyes al frente y practicantes de arrianismo: se trata de los burgundios, vándalos, y lombardos . Después del Danubio, en las llanuras rumanas y rusas , se encuentra los visigodos y ostrogodos que, después de un largo aprendizaje junto a los alanos , se han convertido en expertos jinetes. Estos dos últimos son los bárbaros más evolucionados por su contacto con el Imperio de Oriente.Finalmente, en la frontera romana de África, encontramos diferentes pueblos como los bereberes que no representan ningún peligro importante.

Titulo

Texto