motivo tribal somos godos

Los Escitas

= Sármatas = Sakas = Ashguzai = Askuzai = Askenaz

Escitas (en griego antiguo, Σκύθης Scýthēs o Σκύθοι Scýthoi) también conocidos como Scyth, Saka, Sakae, Sai, Iskuzai, o Askuzaiera eran un gran grupo de nómadas iraníes que fueron mencionados por los pueblos alfabetizados que los rodeaban como habitantes de grandes áreas en las estepas de Eurasia central alrededor del siglo IX. AC hasta el siglo IV dC. Tenían una cultura basada en el pastoreo nómada y la cría de caballos de monta. Durante la Antigüedad clásica, los escitas dominaron la estepa en el norte del Mar Negro y en la región del Cáucaso, la cual recibió el nombre de Scythia.  

Las lenguas escitas pertenecían a la rama oriental de las lenguas iraníes. Su lengua sería el antecesor del moderno osetio. Fueron sometidos por los Sármatas, un pueblo culturalmente afín que terminó sustituyéndolos como amos de las estepas.

Otros grupos escitas documentados por fuentes asirias, aqueménidas y chinas muestran que también existían en Asia Central, donde se les conocía como Iskuzai / Askuzai, Saka (Antiguo persa: Sakā; Nueva Persa / Pashto: ساکا; Sánscrito: शक Śaka ; Griego: Σάκαι; latín: Sacae), y Sai (chino: 塞; pinyin: Sāi), respectivamente.

Tribus Escitas: Alanos, Cereteos (Cretenses / Ceretanos) , Dahes (Dahaes), Melanclenos, Méotes (Adyghe people = Circassians, sus subdivisiones incluyeron Sindi, Dandarides, Toreatae, Agri, Arrechi, Tarpetes, Obidiaceni, Sittaceni, Dosci, Aspurgani.

Tambien son Escitas los Sármatas, Roxolanos, Pashtuns (Afghans),  Yacigios y otros. Los romanos a veces se referían a los Godos y Herulos como escitas.

Somos Godos - Geografía : Pueblos y Tribus - Scythia

La mayor parte de lo que se conoce sobre los escitas procede de fuentes extranjeras, concretamente griegas y latinas. Las principales de ellas son el libro IV de la Historia de Heródoto (440 a. C.), la Geografía de Estrabón y el poema de Ovidio «Epístola desde el Ponto», que describe principalmente la Escitia Menor, ambos de la misma época (circa 13 d. C.). La arqueología ha descubierto testimonios de la cultura escita en los montículos funerarios de Ucrania y el sur de Rusia.

El etnónimo “escita” también ha sido usado para referirse a otros pueblos de costumbres similares o que ocuparon las regiones de Rusia, Ucrania y Asia Central, conocidas durante largo tiempo como Escitia.

En documentos persas transliterados al latín a través del griego se les llama saces [sakes] o sacii [sakii], también en latín se usa el nombre sármatae (sármatas) y en griego scythae, aunque el nombre que se daban a sí mismos habría sido *alān- o *aryānah. Este nombre ha pervivido en el moderno nombre osetio īron (por otra parte se considera que el gentilicio del actual pueblo «osetio» es una variante de escita).En otras fuentes históricas se dan diferentes nombres a los escitas:

  • En idioma acadio, los escitas eran los gugu (jefes) de las tierras de Mat Gugu.
  • En idioma sumerio, la palabra gug significa ‘oscuridad’ o ‘tinieblas’.
  • En hebreo esta palabra gug (o gog) significa ‘alto’ o ‘techo’ y figuradamente ‘soberbio’.

En conclusión estos significados unidos se parafrasean como: los escitas (Gog) que vienen de las tierras tenebrosas. En el Antiguo Testamento (de la Biblia) los describen varios profetas:

Algunos arqueólogos opinan que el nombre Askenaz, que aparece en Jeremías 51:27, es el equivalente del vocablo asirio ashguzaiel cual se aplicaba a los escitas. De hecho, unas tablillas cuneiformes mencionan una alianza que estos forjaron con Mannai (Miní) para sublevarse contra Asiria en el siglo VII a.E.C. Poco tiempo antes de que Jeremías comenzara a profetizar, los escitas habían cruzado pacíficamente la tierra de Judá en su viaje de ida y vuelta de Egipto. Por lo tanto, muchas personas que oyeron las predicciones del profeta acerca de que Judá sería invadida por un pueblo procedente del norte tal vez cuestionaron la exactitud de la profecía en esos momentos (Jeremías 1:13-15).

La Arqueología ha descubierto testimonios de la Cultura escita en los montículos funerarios (kurgán) de Ucrania y el sur de Rusia.

Los escitas también reverenciaban al ciervo, que es uno de los principales elementos simbólicos que aparecen en su cultura artística, especialmente en las tumbas. Parece que los escitas creían que los ciervos guiaban a los muertos en el más allá, lo que quizás explica los curiosos cascos astados que se encontraron en los caballos enterrados en el yacimiento de Pazyryk.

Los Escitas desaparecieron de Escitia empujados por los Sármatas  y aparecieron los que lograron sobrevivir mucho más lejos al este, por Mongolia y China. Un grupo de investigadores dirigido por la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB) ha descubierto la primera evidencia científica de la mezcla genética entre los europeos y los asiáticos en los restos de antiguos guerreros escitas (conectados con la Cultura local Pasyrik) que vivían hace más de 2.000 años en el área de Altai de Mongolia.  El macizo de  Altai es una cordillera en Asia Central que ocupa territorios de Rusia y Kazajstán al oeste y de Mongolia y China al este y hasta llegar a la Edad de hierro sirvió de barrera entre las poblaciones de Europa y Asia. La investigación española prueba  que la composición mitocondrial del DNA es 50 % europea y 50 % asiática en las tumbas de la Edad de Hierro y en las de Bronce sólo asiática. A su vez las investigaciones rusas prueban la conexión Escita-Pasyrik.