motivo tribal somos godos

Aqueos / Danaos

Danaos = Argivos = Micenos = Helenos

Los aqueos fueron un pueblo indoeuropeo de la Edad de Bronce. Estos partieron desde los Balcanes hasta Grecia en el año 1800 a.C., siendo los primeros pobladores indoeuropeos en llegar a esta península.

Allí, instituyeron los reinos de Micenas y Tirinto. Más tarde, alrededor del año 1400 a.C., conquistaron pacíficamente la isla de Creta e introdujeron algunas innovaciones, sin alterar la estructura social de los pueblos nativos. Ellos introdujeron en Grecia adelantos como el uso del carro de combate, de los caballos, las armas forjadas en bronce y una mayor suntuosidad y protocolo en las ceremonias de enterramiento de los nobles.

En la Biblia reciben el nombre de acaicos. También se les conoce como micenos y dánaos. Se establecieron en los territorios actuales de Acaya, situada en la zona centro – norte de la península griega de Peloponeso y en Creta.

La organización social de los aqueos giraba en torno a la familia a través del parentesco y tenían un sistema de gobierno dirigido por un príncipe – guerrero. Entre sus divinidades figuran la diosa Potnia y el dios Poseidón.

Los aqueos conformaron la Liga Aquea, una confederación que tuvo mucha influencia durante los siglos III y II.

.

Estudio de los nombres dados al pueblo griego en la mitología y en la historia: 

Los griegos de la actualidad se refieren así mismos como helenos. De hecho, el nombre oficial del país que para nosotros se llama Grecia, es República Helénica. Los griegos tienen unos rasgos de identidad que consisten principalmente en una lengua común, costumbres y tradiciones similares y antepasados compartidos. Se cree que en la época de Homero ningún nombre designaba genericamente a los que hoy conocemos como griegos, sino que se usaban las denominaciones de jonios, dorios y eolios para designar a los habitantes de distintos territorios de cultura griega.

Pero, a lo largo de la historia, ¿cuáles han sido los nombres que se ha usado para denominar a todos ellos, en conjunto y qué relación tienen estas denominaciones con la mitología?

Documentos hititas

Algunos textos hititas mencionan una nación al oeste llamada Ahhiyawa. En la primera referencia a esta tierra, una carta resume las violaciones del tratado del vasallo hitita Madduwatta, al que se llama Ahhiya. Otro importante ejemplo es la Carta de Tawagalawa escrita por un rey hitita no identificado de la época del Imperio (siglos XIV a XIII a. C.) al rey de Ahhiyawa, tratándolo como un igual y sugiriendo que Mileto (Millawanda) estaba bajo su control. También se refiere a un episodio de Wilusa anterior que implicaba la hostilidad por parte de Ahhiyawa. Ahhiya(wa) ha sido identificada con los aqueos de la Guerra de Troya y la ciudad de Wilusa con la legendaria ciudad de Troya (nótese la similitud con el griego antiguo Ϝιλιον, Wilion, más tarde Ίλιον, Ilion, el nombre de la acrópolis de Troya). Sin embargo, la relación exacta del término Ahhiyawa con los aqueos más allá de una similitud en la pronunciación es muy debatido entre los investigadores, incluso tras el descubrimiento de que el micénico Lineal B es una antigua forma del griego.

Fuentes Egipcias

Durante el quinto año del faraón Merenptah, una confederación de los pueblos de Libia y del norte habrían atacado el Delta occidental. Entre los nombres étnicos de los invasores rechazados está Ekwesh o Eqwesh, a quien algunos han visto como aqueos. Homero menciona un ataque aqueo en el delta, y Odiseo se refiere a lo mismo cuando habla a la sombra de Menelao. Heródoto afirma en su primer libro que Helena había pasado el tiempo de la Guerra de Troya en Egipto, y no en Troya, y que después los griegos fueron allí para recuperarla. Existe también el extraño mito de los hermanos Egipto y Dánao, hijos de Belo, con esta última procedente de Egipto.

Mitología griega

En la mitología griega, las divisiones culturales percibidas entre los helenos se representaban como líneas legendarias de descendientes que identificaban grupos de parentesco, siendo derivada cada línea de un ancestro epónimo. Cada etnia griega se nombraba en honor de sus respectivos antepasados: Aqueo de los aqueos, Dánao de los dánaos, Cadmo de la cadmeos, Helén de los helenos, Eolo de los eoliosIon de los jonios, y Doro de los dorios. Tanto Cadmo de Fenicia, como Dánao de Egipto, y Pelops de Anatolia se hicieron un hueco en la Grecia continental y fueron asimilados y helenizados.

Helén, Graikos, Magnis y Macedonia eran hijos de Deucalión Pirra, y fueron las únicas personas que sobrevivieron al diluvio. La etnia originalmente llevaba el nombre del hijo mayor, los graikoi pero fue rebautizada más tarde después de que otro de sus hijos, Helén demostró ser el más fuerte. Los hijos de Helén y la ninfa Orséis fueron Doro, Juto y Eolo. Los hijos de Juto y Creúsa, hija de Erecteo, fueron Ion y Aqueo

Aqueo / Achaeus  (mitología)

Aqueo (en griego antiguo Αχαιός) era, de acuerdo a las tradiciones, un hijo de Juto (mitología), y Creúsa, y por ello un hermano de Ion (Jonios) y nieto de Helén(Helenos). Los aqueos le consideran el creador de su raza, y derivan su propio nombre del suyo, así como Acaya, anteriormente Egialo. Cuando su tío Eolo en Tesalia, cuando él había ido al Peloponeso, murió, fue más allá y se hizo señor de Ftiótide, el cual también recibe ahora el nombre de Acaya. Mario Servio Honorato llama a Aqueo un hijo de Júpiter y Pitia, lo cual quiere decir seguramente Ftía.

 
 

Danao (mitología)

En la mitología griega, Dánao (en griego Δαναός) era el hermano gemelo de Egipto. Ambos eran hijos del mítico rey egipcio Belo y de la hija del dios fluvial Nilo, la náyade Anquínoe. Por parte de su padre descendía de Poseidón y la ninfa Libia.

El mito de Dánao es una leyenda de fundación (o refundación) de Argos, una de las principales ciudades micénicas del Peloponeso.

En la Ilíada de Homero, se designa comúnmente como «dánaos» (‘tribu de Dánao’) y «argivos» a las fuerzas griegas enfrentadas a los troyanos.

Listado de las hijas de Dánao y sus esposos

Mito

A la muerte de su padre Belo, su hermano Egipto, soberano del Nilo, emprende una campaña contra Árabo, hijo de su hermana Tronia, conquistando así Arabía. Dánao a su vez gobernaba el territorio de su abuela Libia, mucho más extenso que el del Nilo. Egipto, de gran ambición, amenaza la vida de Dánao y su descendencia y este ha de huir de su reino junto a sus hijas a través de un barco —según Apolodoro, Dánao fue el primero en construir una nave— por consejo de Atenea. Primero llega hasta la isla de Rodas, donde presentaría ofrendas a los dioses y erige un templo y una estatua de Atenea Lindia.

Después, Dánao y sus hijas llegan hasta Epidauro, donde desembarca, aunque también existía la tradición de que donde desembarcó fue en el lugar llamado Apobatmos, cerca de Genesio y es recibido por los argivosGelánor,su rey, los acoge en su casa de Argos, ciudad a la que Dánao está ligado por su ancestro Ío.

Dánao reclamó el trono de Argos y tras una disputa ante Gelánor en la que ambos trataron de hacer valer sus derechos, el pueblo aplazó la decisión hasta el día siguiente. Entonces, interpretaron un ataque que ocurrió al amanecer de ese día en el que un lobo venció a un toro: identificaron el lobo con Dánao y le otorgaron el reino.

En otro evento mítico se relata que la Argólida padeció una atroz sequía. En una de sus excursiones por los campos de Argos, la hija de Dánao, Amimone, lanza una flecha a lo que ella cree ser un cervatillo, sin embargo, le acierta a un sátiro que dormitaba en el bosque. El sátiro, furioso, intenta forzarla aunque Poseidón interviene y salva a la muchacha, entregándose ésta al dios. En agradecimiento Poseidón le muestra las fuentes de Lerna. En otra versión, las Danaides trajeron el agua a Argos al descubrir gran número de pozos. Amimone se lo cuenta a su padre, quien le propone a Gelánor la construcción de un gran depósito para abastecer Argos de agua. Creando una gran cadena humana en la que las cincuenta Danaides colaboran, trajo Dánao el agua de Lerna a Argos.

Dánao, educado en el Nilo, reveló a los argivos los cultivos con el arado y el riego, e introdujo la escritura, honor que comparte con Cadmo.

Siendo Dánao rey de Argos, llegó a Egipto la noticia de la fortuna de su hermano y mandó emisarios para fomentar con él la concordia a través del matrimonio de sus cincuenta hijos con sus cincuenta hijas. Dánao aceptó dicho enlace, mas calló su intención de vengar todos los martirios que por culpa de su hermano había padecido. Llegados los príncipes de Egipto, casó por la fuerza a sus hijas, y a todas ellas proveyó de una daga, con la que en la noche de boda, ellas dieron muerte a sus maridos. Todas excepto Hipermnestra que perdonó la vida del suyo, Linceo, pues fue éste el único que respetó la voluntad de esta de permanecer virgen. Hipermnestra y Linceo reinaron con posterioridad en Argos originando la Dinastía Danáide.

Dánao decapitó a los príncipes muertos de Egipto, y mandó enterrar sus cabezas en Lerna. Desde entonces Lerna vino a convertirse en un pantano nauseabundo, futura vivienda de la Hidra. Por el crimen cometido, las Danaides fueron perseguidas por las Furias, y arrojadas al Hades donde recibieron como castigo, con la excepción de Hipermnestra, llenar con agua una tinaja agujereada. Hecateo de Mileto atribuye a Dánao la invención de la escritura griega.

Las danaides se casaron luego con habitantes de Argos y se dice que así engendraron la raza de los dánaos. Los habitantes de Argos otorgaron posteriormente el reino de Argos a Dánao. En un fragmento de una obra perdida de Eurípides se dice que todos los habitantes que hasta entonces se llamaban pelasgos se llamaron a partir de entonces dánaos.

Los historiadores han relacionado el nombre de Dánao con otra que aparece en fuentes egipcias aún más antiguas que los poemas de Homero. En un pedestal de estatua del templo de los muertos del faraón Amenophis III, datado entre 1390 y 1352 a.C. se enumeran una serie de lugares entre los que se encuentra el país Danaya (tambien trancrito como Danaja o Tanaya), y que incluía en su territorio otros nombres de lugares que se han identificado como Micenas, Tebas, Nauplia, Citera, Mesenia, Amiclas y Elis, es decir, ubicadas en el Peloponeso.

 

Perseo y Pegaso con la cabeza de Medusa

Danae (Danaja)

En la mitología griega, Dánae (en griego Δανάη, ‘sedienta’) era una hija de Acrisio, rey de Argos, y Eurídice, hija de Lacedemón (Esparta). Fue madre de Perseo con Zeus. A veces se le acreditaba la fundación de la ciudad de Ardea en el Lacio.

Decepcionado por carecer de herederos varones, Acrisio consultó un oráculo para saber si esto cambiaría. El oráculo le dijo que sería asesinado por el hijo de su hija. Para que ésta no tuviese hijos, Acrisio la encerró en una celda de bronce o en una cueva. Pero Zeus apareció cayendo como una lluvia dorada y la dejó embarazada. De esta unión nació Perseo.

Otras versiones afirman que en realidad el que sedujo a Dánae fue Preto, su tío, rey de Tirinto, que sería el padre de Perseo.

Enfadado pero sin querer provocar la ira de los dioses matando a Perseo, Acrisio arrojó a Dánae y al niño al mar en un cofre de madera. El mar fue calmado por Poseidón a petición de Zeus y ambos sobrevivieron. Alcanzaron la costa de la isla de Serifos, donde fueron recogidos por Dictis, un pescador de la isla, quien crio a Perseo como su hijo.

Mapa de Grecia según se describe en la Ilíada de Homero.

Guerra de Cleómenes - Liga Aquea

La Liga Aquea

La Liga Aquea (en griego antiguo, τὸ Ἀχαϊκόν tò Achaïkón) fue una confederación de ciudades de Acaya, la antigua región griega que se extendía por la costa nordeste del Peloponeso. En su apogeo, la Liga llegó a controlar toda la península del Peloponeso, excepto el sur de la región de Laconia. El dominio romano de Acaya, condujo a su disolución en el año 146 a. C., tras la Guerra Aquea.

Existió una primera liga en el siglo V a. C., formada por la unión de cuatro ciudades, y que apenas intervino en las guerras de este siglo. En la época de Heródoto, constaba de doce polis: Pelene, Egira, Egas, Bura, Hélice, Egio, Ripes, Patras, Faras, Óleno, Dime, y Tritea.

Ripes y Egas desaparecieron enseguida, y fueron reemplazadas por Cerinea y Leontio. Los lazos que unían a estas ciudades no son bien conocidos, y la naturaleza de la liga sería más bien religiosa que política.

La sede de la Liga era Hélice y el dios tutelar, Poseidón. Cuando esta ciudad fue destruida por un maremoto (373 a. C.) la sede se trasladó a Egio y los dioses tutelares pasaron a ser Zeus Horario y Deméter.

En 338 a. C., en la batalla de Queronea, luchó al lado de Atenas y de Tebas, y fue vencida por los macedonios. Al quedar muy debilitada, no pudo participar en la guerra lamiaca, tras la muerte de Alejandro Magno. La liga fue disuelta de hecho: Demetrio Poliorcetes y Casandro de Macedonia impusieron guarniciones a las ciudades y, a menudo a un tirano bajo su control. Las ciudades fueron, por tanto, separadas.

.