Baltia

Baltia o Basilia es el nombre de una isla legendaria de la mitología romana, que se suponía ubicada en la Europa del Norte. Es mencionada por el historiador Jenofonte, concordante con la Naturalis Historia de Plinio el Viejo. El mar Báltico podría ser llamado por el nombre de esta isla.

Diversos investigadores posicionan a esta supuesta isla en Zelanda, o próxima a otra isla del Mar Báltico, en las vecindades de las islas de la actual Estonia, como Saaremaa o Hiiumaa, o acaso en las costas ricas en ámbar de la actual Lituania, o en las costas meridionales de Escandinavia, como Amager o Bornholm, o incluso la consideran equivalente a la isla de Helgoland, en el mar del Norte. Las dos últimas posiciones son improbables como lugares «sobre las costas, allí en las que el ámbar es arrojado por la marea en primavera y que los habitantes usan como combustible», como lo describe Plinio el Viejo en la Naturalis Historia utilizando alternativamente los nombres de Baltia, Basilia y Abalus, porque estos no son lugares en donde se encuentra en abundancia el ámbar.

Buyan (Buián)

Buyán o Buián (Буян) en la mitología eslava es el nombre dado a una misteriosa isla en medio del océano que aparece y desaparece. En ella viven tres hermanos: los vientos Norte, Este y Oeste. Según los relatos, extraños hechos ocurren en este lugar legendarioKoschei el inmortal mantiene su alma dentro de un huevo guardado en un maravilloso roble de la isla.

La isla de Buyan es un lugar mítico que aparece en los conjuros y los cuentos populares rusos, y que algunos autores han identificado con el rai, el paraíso de los primitivos eslavos.

Las coincidencias entre ambos territorios son notables: los dos se encuentran al Este, entre las olas del océano, desconocen la oscuridad, el invierno y la infelicidad, y, sobre todo, tanto el uno como el otro constituyen el refugio nocturno del Sol. Se trata de vergeles exuberantes a los que regresan las aves y los insectos al terminar el otoño, lugares, por tanto, edénicos y de renovación.

A través de los conjuros sabemos que Buyan, además de ser el hogar del Sol, lo es de los vientos del Norte, el Este y el Oeste, y de diversos animales maravillosos. Allí moran, por ejemplo, la más vieja de las serpientes, el cuervo profético, la madre de todas las abejas y un pájaro con pico de hierro y garras de cobre, a la vez la más grande y anciana de todas las aves.

Ávalon (Abalus)

Ávalon fue mencionada por primera vez por Geoffrey de Monmouth en su Historia Regum Britanniae (Historia de los Reyes de Gran Bretaña) , escrita en el año 1136. Muchos exploradores y pensadores han tratado de encontrar el emplazamiento real de esta isla legendaria, sugiriendo ubicaciones en el Atlántico, el Mediterráneo y hasta en algún lugar del hemisferio sur. 

El origen de Ávalon

Según la leyenda original, Ávalon era una isla llena de manzanos silvestres, vides y cereales que crecían allí en lugar de las típicas plantas silvestres. Debido a esto, sus habitantes no tenían necesidad de trabajar el campo, viviendo una existencia idílica. El nombre ‘Ávalon’ en realidad está relacionado con la palabra proto-céltica «abal» cuyo significado es manzana. Asimismo, sus habitantes disfrutaban de unas vidas muy longevas. Después de que el rey Arturo fuera herido mortalmente en la batalla de Camlann, mientras luchaba contra Mordred, cuentan las leyendas que fue introducido en una embarcación que le llevó hasta la isla de Ávalon. Una vez allí, Arturo fue alimentado y curado hasta estar plenamente restablecido y, de hecho, seguiría todavía en Ávalon, vivo aún, de donde regresará algún día cuando Inglaterra tenga más necesidad de él. (Idéntica leyenda a la de Ogier el Danés (Holger Dansk)

Pueblos Bálticos

Pueblos bálticos

Los baltos o pueblos bálticos (letón: balti, lituano: baltai), definidos como hablantes de una de las lenguas bálticas, una rama de la familia de lenguas indoeuropeas, son descendientes de un grupo de tribus indoeuropeas que se establecieron entre el bajo Vístula y el alto Dvina Dnieper. Debido a su aislamiento geográfico, los idiomas bálticos mantuvieron muchas características arcaicas