Runa ISA  / Ice

Otros nombres: Is / Isaz / Ice

Elemento: Hielo
Deidad asociada: No hay una deidad asociada
Horóscopo: La Luna
Tarot: Reina de Espadas
Piedras: Cuarzo amarillo, cuarzo blanco, ópalo
Simbología: Hielo

El simbolismo y significado de la Runa Isa se traduciría en que hay momentos en los cuales las señales nos invitan a detenernos y esperar la situación más propicia.

La runa ISA / Ice

El significado de la runa Isa está relacionado con congelar alguna situación y no arriesgar nada por el momento. Es decir, invita a llevar a cabo una inactividad en tus planes para dar tiempo a que se desarrollen los acontecimientos sin ser interrumpidos. Por ello, esta es la runa del hielo y te recomienda no “mover ficha” en este momento y esperar bajo resguardo como si de un vendaval de hielo y escarcha se tratara.

Por otro lado, Isa te recomienda detenerte si has comenzado alguna actividad con algún riesgo. Además, si estás luchando por una causa perdida puede que sea más inteligente parar, recapacitar, reflexionar, antes de dar el siguiente paso ya que puede que consigas el mismo efecto si no realizas ningún movimiento. En ocasiones, rendirse es una maniobra inteligente aunque a primera vista parezca que no tiene sentido.

Deidad asociada a la runa Isa

En el caso de la runa Isa no hay una deidad asociada, pero sí un elemento primordial: el hielo. Para la mitología nórdica hay dos fuerzas primordiales contrapuestas y en pugna que dan origen a la vida: son el hielo y el fuego. Como en todas las mitologías, la nórdica parte de un tiempo antes del tiempo, un lugar vacío donde nada existía, sólo la oscuridad en un tiempo infinito. Sólo existían Niflheim (mundo de hielo) al norte y Muspellsheim (mundo de fuego) al sur.

Para la cosmogonía nórdica el hielo es, potencialmente, la vida. En él está el germen de la creación. Los vahos del fuego del sur fueron produciendo el deshielo del las masas del norte y, a causa del calentamiento paulatino, comenzaron a correr helados ríos y más tarde ríos y mares.

La concepción científica del mundo ha comprobado que la vida se inició en el agua, de donde surgieron las primeras formas de vida animal. Del mismo modo, las duras pruebas que nos detienen y nos obligan a replegarnos, como un duro invierno, contienen el germen de nuevos proyectos, nuevos procesos, nueva vida.